Lamprea marina (Petromyzon marinus)

barra-colores
lamprea
mapa lamprea
ciclo lamprea
  • Descripción
  • Hábitat
  • Ciclo de vida

La lamprea marina es un pez de cuerpo cilíndrico y serpentiforme con una boca en forma de ventosa provista de pequeños y afilados dientes; se distingue de la lamprea fluvial por el tamaño de la ventosa. Es de color gris o castaño con manchas negras, su piel es lisa y sin escamas y posee dos aletas dorsales. Su longitud varía entre los 60-90 cm pudiendo alcanzar hasta 120 cm en la madurez y viven 8-9 años.

Es un migrador anádromo, por lo que nace en los ríos, y en ellos pasa la mayor parte de su vida en fase larvaria hasta alcanzar la forma adulta.

Las larvas, conocidas como ammocetes, viven enterradas en fondos de arena o sedimentos finos y se alimentan de algas y restos orgánicos.

Los adultos viven en el mar, sobre la plataforma continental o en mar abierto a 200-500 m de profundidad y se alimentan parasitando a otros peces e incluso mamíferos marinos.

El período larvario en aguas continentales dura unos 6 años y, tras un período de metamorfosis durante el verano, la lamprea migra al mar en otoño para completar su crecimiento. Permanece en el océano entre 1-2,5 años y al alcanzar la madurez sexual retorna al río para reproducirse, durante la primavera. Tras el desove, la muerte es rápida.

  • Estado de conservación
  • Factores de amenaza
  • Medidas de conservación

Tanto a nivel europeo como en España está catalogada como especie vulnerable y, aunque en algunas zonas está en peligro de extinción como en Andalucía y en el norte, en el río Miño su estado puede considerarse como bueno.

Las amenazas que afectan el estado actual de sus poblaciones son: la pérdida de calidad química del agua debida, principalmente, a la contaminación; la reducción del hábitat disponible debido a la construcción de obstáculos infranqueables en el cauce; la pérdida de calidad hidromorfológica del hábitat y la importante presión pesquera, especialmente acusada en Galicia.

  • Control de los vertidos
  • Conservación y protección de los frezaderos
  • Corrección de los obstáculos fluviales para facilitar el acceso a las zonas de freza
  • Regulación de su pesca teniendo en cuenta la situación real de sus poblaciones