Anguila (Anguilla anguilla)

barra-colores
  • Descripción
  • Hábitat
  • Ciclo de vida

La anguila es una especie que se caracteriza por la forma de su cuerpo, muy alargado y cilíndrico, con labio inferior prominente y piel muy resbaladiza. Cambian notablemente la morfología a lo largo de su ciclo vital y su coloración también es variable, entre tonos negros, verdosos y amarillentos que cambian hacia tonalidades plateadas según se acerca a la fase madura.

Se trata de una especie catádroma, es decir, vive principalmente en los ríos y migra al mar para reproducirse.

El desove tiene lugar en el mar de los Sargazos, en el Atlántico septentrional, a grandes profundidades.

En el agua dulce vive en el fondo, preferentemente de arena y lodo, donde se entierra para invernar. Se adapta a diferentes condiciones de salinidad y temperatura por lo que puede habitar en cualquier medio acuático, ya sean ríos, canales, lagos e incluso pozos.

En cuanto a la alimentación, es una especie omnívora y detritívora.

La reproducción en el mar de los Sargazos tiene lugar a final del invierno o durante la primavera. Cuando nace, la anguila comienza como una larva, transparente y aplanada lateralmente, que al acercarse a la costa se transforma en angula, con color pardo-verdoso y parte ventral blanquecina. La migración a través del Atlántico dura entre 3 y 7 años. Durante el ascenso en los ríos, que se produce de octubre a abril, se va alimentando y se convierte en anguila amarilla, con el dorso casi negro y el vientre amarillento. Finalmente, cuando alcanza la madurez sexual adquiere un tono plateado, por lo que se conoce como anguila plateada, y comienza su migración al mar entre octubre y diciembre. Es durante este descenso cuando se produce la pesca de la anguila en los ríos. Una vez llega de nuevo al mar de los Sargazos, la anguila desova y cierra así el ciclo vital.

  • Estado de conservación
  • Factores de amenaza
  • Medidas de conservación

El estuario del río Miño es una de las pocas localizaciones de anguilas que mantiene cierta importancia en España, aunque su estado de conservación es preocupante, por lo que ha sido catalogada como especie “vulnerable” en el tramo internacional del río.

Su repercusión en el plano ecológico afecta también al económico, ya que este es el único río en Portugal donde se permite la pesca de anguilas.

A pesar de ser un migrador catádromo, las amenazas sobre la especie y sobre su hábitat son comunes a las que sufren los migradores anádromos. Así, el declive de sus poblaciones es provocado por:

  • Pesca de angula no controlada, debido a su alto valor comercial.
  • Contaminación por vertidos de depuradoras y efluentes domésticos e industriales

             – Pérdida de la calidad química del agua

             – Alteración del régimen hidrológico y los procesos biológicos

             – Incremento de la temperatura del agua

  • Construcción de obstáculos infranqueables en el cauce (embalse de Frieira, mini-hídricas, diques)

            – Reducción del hábitat disponible

            – Dificultad de migración en el ascenso al río

  • Aumento de la dispersión en el río de un parásito exótico (Anguillicoloides crassus) que se aloja en la vejiga natatoria de las anguilas y puede comprometer su migración reproductora.
  • Regulación de la pesca de la angula.
  • Construcción de pasos para anguilas en las presas.
  • Depuración de los vertidos que van a los ríos.